Rumbo a Ti Mismo (julio 2014)

Rumbo a Ti Mismo (julio 2014)

El 28 de julio de 2014, llegaba a Combarro una tripulación extraordinaria. En este caso, no se trataban de curiosos de la vela o habituales arrendatarios, si no de gente común dispuesta a vivir 2 días de experiencias y emociones. Una vez recibidos los tripulantes y hechas las presentaciones, fue momento para una breve explicación teórica sobre la vela y que tomasen consciencia sobre el barco. Acto seguido, las especialistas Raquel Pedrouso y Camila Olavide comenzaron a desarrollar el programa en cubierta.

Con el barco ya navegando, la tripulación se enfrentó con gran incertidumbre al reto de navegar hasta el primer destino, Area de Agra. Maniobras de virada y trasluchada se realizaron durante toda la travesía, para una vez llegados a la magnífica cala pudiesen disfrutar del baño en aguas turquesas acompañados de un aperitivo. Zarpando nuevamente y a medida que navegábamos rumbo a las Islas Ons, el viento parecía ponérselo difícil subiendo hasta casi los 30 nudos. Durante todo el camino la tripulación se enfrentó a las olas y al viento con decisión, ganando cada vez más confianza. Se estaban transformando en marineros.

Una vez fondeados en Ons, fue momento de reflexión y trabajo grupal. Con una nueva batería de dinámicas, las coach avanzaban en lo más profundo de la tripulación en un espacio idílico dentro de la isla. Momento decisivo que marcaría un antes y un después de cara a la segunda jornada.

Con el compás en rumbo norte, apuntando al puerto de San Vicente y a motor, los participantes disfrutaron de un momento de reflexión con la más colorida puesta de Sol de nuestras rías al fondo. Un bonito momento antes de atracar, cenar una marinera paella en el local Náutico de San Vicente, disfrutar de la bóveda celeste, e irse a descansar para la segunda jornada.

El martes amaneció perezoso. Después de una ducha y un contundente desayuno abordo, las actividades en el pantalán sirvieron para despertar a la tripulación y ponerlos en sintonía otra vez. Con un potente viento del norte arriamos amarras nuevamente y, tras apenas un cuarto de hora desde nuestra partida, la Ría de Aldán se dejaba ver por Ons. El Lobeira Chica navegó durante toda la mañana acompañado de otro velero belga, el cual sirvió para medir la efectividad de la tripulación frente a otro barco.

Abarloados a un pesquero, los ya marineros del Lobeira Chica se tomaron su tiempo en tierra para comer, comentar y conocerse un poco más. Después de la comida, y como es de rigor en estos casos, el barco fondeó en la playa cercana para disfrutar de un baño en las cálidas aguas de Aldán. Ya caído el sol, el patrón puso rumbo a Combarro mientras la tripulación continuaba con dinámicas de crecimiento personal y reforzando sus actitudes y deseo de ¨hacerse a la mar¨.

La última de las paradas se realizó en el faro de la Isla de Tambo, donde se aprovechó para ofrecer un espacio de reflexión y foro sobre la experiencia vivida. Algunos continuaban con ganas de navegar, sentir la escora del barco y la potencia del viento. Por lo que decidieron izar nuevamente velas y poner rumbo a casa navegando con el viento.

Parecía que el rumbo a si mismos, ya lo habían encontrado.

Óscar Torres.

One thought on “Rumbo a Ti Mismo (julio 2014)

Deja un comentario