Nace Rufo&Co!!! por África Rodríguez.

Nace #RUFOandCO, una iniciativa a la que le teníamos muchas ganas. Porque nos encontramos por el camino a personas muy jóvenes con ganas de cambiar el mundo (y además que usan la tecnología para ello). Desde aquí desde Arroelo queremos aportar inspiración, ganas, energía para que puedan cumplir sus retos…. Y así por el camino caminando ya tenemos a nuestros primeros rufos! Son Daniel DuranFran Buceta y Yaiza tres personas que cambian el mundo y nuestra familia de coworkers quiere estar ahí para ayudarles 🙂
Aquí os dejamos en qué consiste esta nuestra nueva aventura en la que gran parte de nuestra familia coworker ya está poniendo su corazón y conocimiento 🙂
Os mantendremos al tanto!!!

“Jugando al Scrabble con Arroelo” por África Rodríguez.

Untitled design (2)

Un buen día nuestra coworker traductora Lucía Rodríguez propuso comenzar con el Arroelo English Club. Y así poco a poco ha surgido un club de inglés, por niveles, en los que participa nuestra familia de coworkers. Y en uno de esos encuentros, jugando al scrabble, esto es lo que les sugiere la palabra  COWORKING…

  • Imaginación, inspiración, energía, positividad, movimiento, gratitud, diversidad, apertura
  • Emprendimiento, actividades, sinergia, ideas, negocio, conocimiento, red, 
  • Tortilla, desayunos, familia, viajes, amigos, alma…

Trabajar en un coworking te cambia la vida, porque te encuentras con personas que te la endulzan cada día 🙂

Gracias coworkers, gracias Lucía por hacerlo posible.

África y María.

“Así fue Rails Girls Galicia” por África Rodríguez.

Nuestro coworker Orestes Carracedo dixit… “Cuando llegué a Espacio Arroelo a principios de 2015, una de las co-jefas, me preguntó “¿organizamos un Rails Girls?” casi el primer día. Casi un año más tarde, en 2016 África convenció a otra recién llegada, Ana Cidre y empezaron los preparativos
Así fluyen y nacen las iniciativas cuando queremos hacer cosas que nos inspiran…
Todo el equipo de coworkers y mentores de Rails Girls Galicia vamos a continuar. Queremos seguir poniendo de nuestra parte para lograr una mayor inclusividad en la comunidad del software 🙂
Gracias Big team Ana Cidre Diego Pino Garcia Orestes Reyes Oscar TorresTrini Campos, Javier San Román y Jesús Sayar por hacerlo posible.
#compartetalento #orgullocoworker

“Feliz día internacional del coworking” por África Rodríguez.

Expedición Rumanía Estoy en Rumanía con nuestros coworkers Óscar, Macarena y Melissa. Los tres formamos parte del equipo español (junto con Koki) de un proyecto europeo sobre cómo promover y potenciar la iniciativa en la gente joven junto con otras personas de Portugal, Croacia, Bulgaria, Rumanía y Eslovaquia. Lo hacemos desde Bodo, un pueblo muy pequeño de Rumanía. Estamos aquí gracias a las bonitas sinergias que surgen entre coworkings, en este caso con nuestros amigos de Sende.

Hoy es el día internacional del coworking. Me viene a la cabeza reiteradamente una cita al pensar en todo lo que nos aporta nuestra familia de coworkers y amigos que nos acompañan a cada paso…

“El coraje no es la ausencia de miedo, sino decidir que hay otra cosa que es más importante que el miedo” (Ambrose Redmoon).

Gracias coworkers y feliz día.

Un abrazo 🙂

África.

 

“Jugando con talentos y emociones” por Sara Piperno.

DSC_2892Esta imagen es el reflejo que muestra  lo mejor de cada uno  y del  grupo a lo largo del desarrollo y trabajo realizado durante este maravilloso taller a través del cual he invitado a cada participante a  jugar y  descubrir  emociones, talentos , que se sintetizan en la palabra colaboración.

Un saludo. 

Lic. Sara Piperno Barceló.

“Buscando el talento” por Darío Fernández.

dario

Nuestro coworker Darío se va a Australia. Todo el mundo lo despide, hasta una nota de prensa ha anunciado el cierre de su local. Para nosotros no se va, nos compaña como siempre solo que a 15000 km.

Hace tiempo que quería dedicarnos un post. Compartir todo lo que para él había significado Arroelo. Y escribió, y mucho. Pero nunca se había decidido a presentarlo. Por largo y por profundo ¨¿Cómo describir Arroelo en una carilla de un folio?¨ decía. Demasiadas cosas se quedarían en el tintero. Vamos a intentarlo, os presentamos a Darío.

Darío, me contabas que hacía mucho que querías escribir algo sobre tu vida en un coworking. ¿Por qué?

Quiero devolver a Arroelo todo lo que me ha dado antes de despedirme, de irme a Australia y todo el cambio que ha propiciado en mi vida. Explicar por qué tiene parte de culpa en todo esto. Me parecía complicado describir en pocas líneas todas las sensaciones de lo que ha significado para mí este espacio.

Hablas de un cambio en tu vida… ¿De dónde venías?

El lugar de donde vengo es un sitio perdido. De donde no sabes donde estás.

¿Qué hizo que te unieras a la comunidad de coworkers de este espacio?

Me invita Raquel Pedrouso. En un momento muy bajo. Me dijo ¨¿por qué no te pasas por ahí?, te va a gustar”.

¿Qué te encontraste?

Me encontré un grupo humano (valores, comportamientos, recibimiento,…) con un nivel de autoestima mucho más alto que el que yo tenía. Cuando llegas a un sitio es muy significativo cómo te tratan. Cuando llegué aquí me sentí muy cómodo, gente muy abierta. No importaban las circunstancias, importaban las personas. Esto me inspiró a querer volver a saber más.

Yo no entendía una vida ¨co¨ antes de entrar aquí por la sociedad, la cultura gallega, la desconfianza…

¿Cómo cambia tu vida al entrar en el coworking?

No sólo es el coworking. Es en ese momento en el que tomo riendas y me hago responsable de mi situación, y con ello me marco objetivos. Entonces tomo decisiones muy importantes que suponen tirar con barreras o falsas limitaciones. Esa decisión me hizo crecer como persona y ganar mucha seguridad y confianza.

Háblame de esas decisiones. ¿Cómo surgen? ¿Qué decides?

Este momento surge con Raquel. ¨¿Por qué no lo haces?¨. Tenía una espina clavada con los estudios, me motivaba emprender y crear proyectos pero no estudiar. Y con el paso del tiempo me di cuenta que podía hacerlo. Con un programa que me aportase conocimiento sobre lo que hasta ahora me había entusiasmado, las empresas.
Éste era un programa (máster en Marketing) que cumplía todas mis expectativas, un proyecto ambicioso con el que adquirir nuevos conocimientos.

¿Cómo fue la experiencia?

Fue un año y medio apasionante, todo lo que estudiaba me encantaba. Descubrí un Darío con mucha más capacidad de la que suponía. También le di valor a mi experiencia, que compartí con el equipo.

Fines de semana, domingos, conocimiento transversal,… disfruté. Un reto que culminó con el proyecto de fin de máster. Escogieron uno que presenté yo, y saqué un sobresaliente. Ahí hay un antes y un después. Llevaba tiempo acomodado, establecido. Muy agradecido, pero que me paralizaba. No permitía que me desarrollara.

¿Qué supuso para ti ese logro?

Me volví mucho más ambicioso a nivel personal, a disfrutar de mis pasiones. Descubres que tienes más recursos de los que crees y eso te da seguridad. Y esa seguridad te da pie a tomar decisiones que salen del corazón. Éstas no dan lugar a error. Disfrutar, vivir y experimentar. Formar parte de un aprendizaje que te hace crecer como persona, siempre es positivo. Todo lo que estudio en el master lo aplico en los bares, junto con gente del coworking.

Se acaba el master y empoderado tomo la gran decisión de cambiar mi vida. Con la idea de dar por finalizada una etapa de éxito y con la inquietud personal de querer seguir creciendo. Es un proceso arduo y muy reflexionado. Te das cuenta de que las cosas no funcionan como tú querrías. Entras en un modo rutina en el que aceptas que no haces las cosas que te llenan. Mi corazón me pide escapar de eso.

¿Qué buscas en Australia?

No es Australia, es irme. Me voy para cumplir un objetivo, para aprender un idioma. Para saber quién soy, estar solo y no condicionado. Voy a matricularme en una escuela de idioma durante un año. Pero sobre todo quiero dejar que las cosas sucedan, sin querer que algo particular acontezca. Voy a surfear y a disfrutar de una de mis pasiones, el mar. Descubrirme después de 20 años viviendo de una forma muy intensa, desde Darío hacia los demás, y cambiarlo. Ahora de Darío a Darío.

¿Qué tiene que ver Arroelo en todo esto?

Las relaciones que nos acompañan son la clave. Los círculos en los que compartimos experiencias vitales. Las compañías de las que nos rodeamos son fundamentales. Suman o restan. Cuando empiezas a sentir que es lo que necesitas o quieres, de alguna manera hacemos las cosas direccionadas. Por eso suceden. Cuando creemos en algo y queremos algo, al final ocurre.

Fue determinante entrar en Arroelo, sentía que día a día tenía más necesidad de Arroelo. Estaba más cómodo. Lo notaba por el aporte emocional en positivo. Era contagiarme, recuperar sensaciones que sólo recordaba en el Darío de hace años. Recuperar la pasión, el entusiasmo, la ilusión.

Nacen nuevas maneras de gestionar la empresa, de entender la gestión de un negocio, las relaciones humanas desde espíritus más jóvenes. Experimentando con mis negocios descubro que no sólo es posible, sino que es mucho más interesante y enriquecedor. Tanto para uno como para la empresa. Por edad, entendemos un modelo empresarial, y de repente te das cuenta de que las cosas están evolucionando.

¿Cómo son esos nuevos modelos de los que hablas?

La propia organización del espacio me sorprende desde el primer día. Me cuesta creer que un modelo tan liberal y basado en la confianza, soportado únicamente en una alianza, pueda ser el pilar que sostenga y haga fuerte el proyecto. Sin que se caiga por intereses particulares o malos comportamientos de convivencia.

Cuando hay una estructura que se crea desde unos valores o ideales muy claros. Que no nacen de un portfolio, de un decálogo o manual. Que nace de la ilusión, de la pasión y del convencimiento. Cuando se hace de esta forma, todo lo que entre en el proyecto responde a dos opciones: o entras o te caes. Es tan real, lo tienen tan claro, que cuando alguien entra si no está en la línea, si no va por el sendero… se va a caer. Porque no va a estar a gusto, se va a ir. Las cosas fluyen de forma natural y el que se quiera unir se une.

Cuando a ese proyecto se le van sumando piezas se va haciendo mucho más grande, potente y fuerte. Las oportunidades que surgen hacen que se nos vayan de las manos. Ahí la capacidad de cada persona para gestionarlas.

Por último, después de todo este tiempo compartiendo espacio, resume qué es ser coworker de Arroelo para alguien que no lo conozca.

Arroelo es algo más que un espacio donde trabajar. Lo que te aporta la gente. La filosofía de quien lo gestiona. Las reglas que vas saltándote sin darte cuenta. La confianza que vas ganando. Empaparte de todo eso, del clima que se respira… Cuando todo eso te traspasa y te impregnas  estás con un billete a Australia en el bolsillo. Esto es culpa de cada una de las personas que conforman la comunidad de coworkers.

Eso es una realidad que pasa en los coworkings. Yo no quiero desligarme de Arroelo. Lo dejé un mes… y volví porque lo necesitaba.

Yo no quiero irme. Me da miedo el pensar que en algún momento pueda desprenderme… Es algo que no quiero perder. Sé que siempre habrá una parte de Darío en Arroelo, y un gran pedazo de Arroelo en mí.

Mucha suerte Darío. Para despedirte me gustaría cerrar citando ¨caminante no hay camino, el camino se hace al andar¨. Que tengas mucha suerte.

Muchas gracias, caminando estamos. Por cierto, ya os iré informando de cómo va mi viaje y de cómo llevo la morriña… Hasta pronto!

PD. Estaremos atentos a las novedades de Darío en su #ArroeloMisión por Australia y su camino entre koalas y canguros. Porque vas a ser nuestro mejor representante en Australia. Seguimos remando juntos. El coworking es cuestión de compartir, no importa el espacio físico. Es una forma de vida y nosotros nos vamos contigo.

“Mi primer año en Arroelo” por Cristina Fariñas.

En este blog compartimos reflexiones de todos los que forman parte de nuestra comunidad.

Hoy es el turno de nuestra coworker y psicóloga Cristina Fariñas.

calle

Hoy es uno de esos días en los que te sorprendes haciendo balance, dibujando nuevos horizontes y asentando aprendizajes. Después del día de la Patria Galega, toca homenajear a uno de esos lugares que hacen que crezca más si cabe el amor por la Tierra. Ése es Espacio Arroelo. Aquí en Pontevedra, mi Pontevedra.

Recuerdo la primera vez que subí a conocerlo. A la mente me viene ahora la frase de Maya Angelou que “la gente olvida lo que dices, la gente olvida lo que haces, pero nunca olvida lo que le haces sentir”.

Yo me sentí como en casa.

Desde entonces, hace ya un año, la pasión por el trabajo, los sueños y los retos, recorren todos y cada uno de los cuatrocientos metros de Michelena once tercero a sus anchas, pero sin pijama y en compañía de todo el talento que vaga libre.

Hoy toca homenajear a las responsables, dos mujeres, dos grandes empresarias galegas!. Porque en Espacio Arroelo hay valores, sólidos cimientos y mucho mucho talento. Esto va por vosotras África Rodríguez y María Pierres!. Gracias!

Un abrazo,

Cristina.

“El talento de dibujar emociones” por Espejo Mágico Producciones.

Tania es coworker. A Tania le gusta dibujar. Transformar las cosas que ve, hacerlas más bonitas.

A Tania le encanta hacer feliz a la gente con su trabajo. Cuando les descubre esas cosas que no se ven, que se olvidan.

Tania tiene un talento y lo comparte en Espacio Arroelo.

Tania es ilustradora en Les Siamoises.

Compártenos tu Talento.

Un Abrazo,

JC. 

“La Verbena del Talento llega a Pontevedra” por África Rodríguez.

 

 

cover 2.1Hace unos días recibimos un email con un título muy sugerente… ¿Qué quieres hacer con tu vida?

Para la comunidad de profesionales de Espacio Arroelo leer esa pregunta y quedarse impasible no era una opción.

¿Qué quieres hacer con tu vida? es un proyecto que nace para tender una mano a los jóvenes españoles y desterrar el término ‘generación perdida’. 30 días, 30 ciudades, 30 retos: Un grupo de jóvenes, llamados ‘DaVincis’, recorrerán España en auto-caravana con el fin de conocer el sentir de los jóvenes españoles, y elaborar un informe de uso público y un documental audiovisual que ponga cara a sus protagonistas.

Los organizadores, Global Shapers Madrid, Quiero Salvar el Mundo Haciendo Márketing y Two Much, buscaban anfitriones para las ciudades que iban a recorrer. Empresas o profesionales que fuesen ejemplo de cómo luchar por un futuro en nuestras ciudades.

En Pontevedra, nuestros coworkers eran un claro ejemplo de dinamización y de búsqueda de oportunidades. Teníamos que aportar nuestro granito de arena.

Nuestra escritora Sabela Muñiz, nuestras organizadoras de eventos Elefantes de Cacharrería y Til Diacrítico, nuestros compis de producción y comunicación María G. Salvatierra y Óscar Torres, junto con Espacio Arroelo, nos pusimos manos a la obra.

Para recibir a la caravana el lunes 8 de junio en Plaza de Ourense de 18.00 a 20.00 horas os invitamos a participar en nuestra “Verbena del talento de Pontevedra”. El fin último: compartir vivencias y el sentir de los pontevedreses que están llevando a cabo proyectos de cambio social, emprendimiento y generación de sinergias y oportunidades en la ciudad.

  • En nuestro “gallinero” podrás dejar tu mensaje en respuesta a a pregunta ¿qué quieres hacer con tu vida?.
  • En la zona del talento puedes venir a contarnos cuál es tu fortaleza y cómo quieres compartirla con el mundo.
  • En nuestras alpacas podrás charlar y conversar en debate abierto sobre 3 temas:

– ¿Somos una generación perdida?

– ¿Cómo retener el talento?

– Quédate e impulsa el cambio.

  • Y nuestros participantes del programa de empleo Colabora 2015 generarán una performance a la que te invitamos a participar y “colgar” tu cv. Hay que darle la vuelta a la forma en la que desde Pontevedra queremos crear nuevas oportunidades laborales.

Y nada más… hasta aquí podemos leer 🙂 

Os esperamos el lunes porque estamos convencidos de que tú tampoco formas parte de una generación perdida.

Un abrazo, 

África.

“Vivir en Espacio Talento” por María Pierres.

En este blog compartimos reflexiones de todos los que forman parte de nuestra comunidad.

Hoy es el turno de nuestra coworker y arquitecta María Pierres.

indianos

El otro día llegó a mis oídos cómo un veterano empresario y político local comentaba en una tertulia que le gustaría que su hija, de 23 años, no se quedase en Galicia, sino que saliese a formarse y ver mundo, que aquí la cosa además estaba muy mal.

Nada que objetar. Cada uno ha de decidir, según sus posibilidades, qué hacer con su vida, qué camino seguir. Faltaría más…

Lo que me dejó pensativa es la tendencia, ya extendida, de que las oportunidades están fuera. Eso sí me preocupa. En general todo lo que tenga tendencia a convertirse en principio indiscutible, me preocupa… Nos quieren transmitir que existe una condena muda que recae en todos los que deciden quedarse.  Me disculpen, yo me niego a sentirme como una rea.

Me formé en Galicia, y trabajé en ciudades como Madrid y Barcelona, aprendiendo de los mejores profesionales. He viajado sin parar, y siento que no he renunciado a nada de lo que he querido hacer en mi vida. Pero tomé una decisión, hace ya 8 años, de volver a casa, y devolver a mi tierra y familia todo lo que me había ofrecido. Al principio me ví sola, sin ni siquiera palmera que plantar,  pero luego poco a poco fui recuperando raíces, y siendo consciente de que los tiempos demandaban nuevas formas de adaptación.

Hoy vivo todos los días rodeada de una generación de gente a la que francamente admiro, que me demuestra día a día tener mucho talento, que han visto mundo como yo, que están mejor preparados que muchos que ocupan los puestos de decisión y que son los que deniegan esas oportunidades, y que luchan día a día, para que las cosas cambien. Aquí, desde dentro, desde el epicentro del problema, y tratando de sonreír ante las dificultades. Porque si uno se cae, los demás lo levantamos, y así, sí se puede.

Eso es futuro. Trabajar desde el  presente, con esfuerzo y convicción de que no estamos desahuciados. Sé que en ese futuro, seremos muchos los que sonreiremos con orgullo de haber sido protagonistas del cambio.

Mientras, vivo feliz, porque vivo en el Espacio “Talento”. Y yo, de aquí, no me voy. 

Un abrazo,

María.