“Mi primer mes en Arroelo” por Ana González.

En este blog compartimos reflexiones de todos los que forman parte de nuestra comunidad.

Hoy es el turno de nuestra coworker Ana González Somoza.

1461111_602541293166855_1022289404_n

Cuando leí en el Facebook de Espacio Arroelo que había un concurso para participar en el sorteo de una plaza de coworker de media jornada durante dos meses no pensé otra cosa: “mi tesorooooo”. Lo publiqué en el facebook y la colaboración de las amistades (mil gracias, de nuevo) fue muy emotiva para mí. Y lo logré, lo logramos.

¿Y por qué tenía tantas ganas de estar aquí? Desde que vine a la primera PonteJam hace ya casi un año percibí un ambiente diferente, de apertura y colaboración, de buen humor, apoyo y disponibilidad. Y eso es lo que encuentro cada día, cercanía, comunicación, respeto, profesionalidad, silencio a la hora de realizar un trabajo bien hecho y risas, muchas risas en el café o las comidas y fiestas compartidas. ¡Me siento una más! ¡En Arroelo somos una gran familia!

Un abrazo.

Ana.

“Oportunidad única, primera impresión” por María G. Salvatierra.

En este blog compartimos reflexiones de todos los que forman parte de nuestra comunidad.

Hoy es el turno de nuestra coworker María G. Salvatierra.

BT0tQBDIIAAfYL8

Se está calentito, fuera hace mucho frío. Hay silencio, es por la tarde y 7 enero, seguro que eso influye. Puertas y más puertas. Predomina lo blanco y el silencio. ¿He dicho ya que me asombra tanto silencio? ¿Será que esperaba algo más de ruido? ¿Quizás una fiesta de bienvenida? Se ve que todavía tengo el cuerpo navideño…  Conseguir este espacio ha sido mi lotería de Navidad y hoy cobro el premio que se augura cómodo y acogedor.

Nada de ruido, ni de fiestas,  pero al menos me he sentido “bienrecibida” con esta bienvenida. Estoy en la sala 12 de tropecientas que puedo usar y de otras tropecientas ya ocupadas. Eso me ha dicho África. Entre varias cosas ha insistido en lo del silencio y en lo de evitar andar polos pasillos, parece lógico y una buena norma, aunque a día de hoy espero que se la salten bastante y vengan a visitarme, recordad: sala 12.

Sólo escribo estas líneas para plasmar mi primera impresión porque no volveré a tener otra oportunidad, posiblemente mañana ya no recuerde lo que sentí, lo que vi, lo que pisaron mis pies y escucharon mis oídos.

Ah!! Ya llega más gente. Ya decía yo que aquí tenía que haber movimiento.

En fin, el primer día de treinta y ocho que vendré a esta “casa”. En su día pedí un espacio y me lo dieron, por si me sigue rondando la suerte, pido más cosillas: que conozca a mucha gente, que aprenda (mucho) y enseñe (algo), que vuele agustito mi imaginación y que sobretodo viva y disfrute de la experiencia.

Gracias.

María G.