“¿Y por qué no?” por África Rodríguez.

¿Y por qué no?

Con esa frase comenzamos el II Foro de Innovación Social, organizado por Red Jovesolides y Red Creactiva, y en Valencia, ¿por qué no unir a un montón de gente que cree en la innovación social?

Participar nos ha permitido darnos cuenta de que somos y estamos haciendo, gracias a la colaboración de nuestros coworkers y colaboradores, iniciativas que se definen como emprendimiento social. Y nosotros sin saberlo!! Así nos lo quiso trasladar Ingeborg LyTeschder, creadora de la empresa noruega FROG Online Identity que desarrolla desde los años 90 programas de liderazgo para jóvenes en toda Noruega y otros países europeos. Emociona que te diga ilusionada que, tras saber un poco más sobre Colabora y su historia,  para ella representa la esencia de la innovación social.

Nos llevamos regalos y aportaciones clave de personas inspiradoras que queremos compartir con vosotros:

  • Ingeborg LyTeschder de Frog Identity: “nuestra responsabilidad como emprendedores sociales radica en cuan valiente somos de enfrentarnos a ese reto que nos mueve. Recomienda aliarnos con un innovador social porque trabajan por pasión y no te abandonan”.
  • Luis Cacho de Fundación Promete: y su modelo de la educación del ser. Nos quedamos con su mensaje de que es necesario innovar en la educación para crear personas sociables y con valores. El talento se desarrolla a través de la personalización y vocación de cada uno. Eso garantiza su compromiso.
  • Francisco Soler de Fundación Creas: nos encanta su reflexión de que en el emprendimiento social no se compite, se colabora.

Y qué aportamos? además de dar a conocer Colabora en el speednetworking,  participamos en una intensa jornada de creatividad para proponer ideas de mejora de la empleabilidad en los jóvenes. Se crearon muchas posibilidades gracias a la inteligencia colectiva de todos los que allí estábamos. Queremos dejar aquí algunas de ellas. Porque no son tonterías y estamos convencidas de que en un tiempo no muy lejano verán la luz:

  1. Desarrollar programas anuales en la universidad sobre la gestión del miedo al riesgo y sobre cómo fomentar la iniciativa de cada persona.
  2. Ayudas económicas a los proyectos que se desarrollen de forma colaborativa.
  3. Que los estudiantes de los colegios visiten a empresas para ayudarles a descubrir qué les motiva  y cuál es su papel en el mundo.
  4. Organizar eventos periódicos para que las empresas se acerquen a la universidad con el fin de contar y compartir su vida y su experiencia.
  5. Ayudas a jóvenes para que puedan estar trabajando o desarrollando sus ideas en espacios de coworking.
  6. Crear eventos periódicos para que las escuelas más innovadoras trasladen su saber hacer a escuelas más tradicionales que no fomentan la iniciativa ni la pro actividad.
  7. Crear una red de pisos para favorecer la emancipación juvenil para que nos ayuden a salir del cascarón. Que nos aventuremos sin miedo a ese futuro que sólo cada uno de nosotros es responsable de crear. 
  8. Y por último, la experiencia estrella. Que los ministros convivan durante 3 meses en la casa de uno de esos jóvenes desempleados. Porque entonces, desde la piel del otro, empezaremos a construir 🙂 

Y digo yo… ¿Y por qué no?

Un abrazo, 

África.

“El mundo de las posibilidades” por África Rodríguez.

En este blog compartimos reflexiones de todos los que forman parte de nuestra comunidad.

Hoy es el turno de nuestra co-gestora África Rodríguez.

IMG_0685

Son casi las 3 de la mañana, pero no me importa. No quiero que mañana mi visita a Ikea haga que se esfumen mis sensaciones y emociones del día de hoy.

Y es que hoy viernes 30 de enero hemos comenzado Colabora 2015.

Hace un tiempo que dejé de trabajar exclusivamente por dinero y sin disfrutar ni sentir pasión por lo que hago. Tuve oportunidad de tener ese ansiado sueldo fijo y la vida solucionada como manda el “supuestamente sueño español”. Lo rechacé varias veces. Algo me quemaba por dentro…

Entonces junto con María Pierres abrimos Espacio Arroelo. Las oportunidades, propuestas, ideas… fueron brotando . Entre otros proyectos conocimos el programa Lanzaderas de Empleo y Emprendimiento Solidario. Tras múltiples y frustrados intentos por implantar esta iniciativa en las Administraciones Públicas de Galicia llegó el verano de 2014 y leí “Cómo Cambiar el mundo: los emprendedores sociales y el poder de las nuevas ideas”.  Gracias a este libro comencé a darme cuenta de la importancia que para mi significaba apoyar y ayudar a los demás.

Además, conocí iniciativas realmente complejas que también sin ayuda económica revolucionaron pequeños entornos locales y hoy se replican en otros países. Entre ellos investigué algunos proyectos que la Fundación Ashoka viene apoyando desde hace mucho tiempo. De hecho, conocimos personalmente en la sede española en Madrid a miembros de la Fundación y nos dimos cuenta de que no era una locura empezar con todo esto…

Volvimos sintiendo que aun sin apoyo económico esto podía salir adelante. Sólo necesitábamos un  equipo muy grande y comprometido con ganas de ayudar a los demás desinteresadamente [o “interesadamente” si el querer ayudar se interpreta como un interés personal o empresarial]. 

Por fin, tras meses de formación, este pasado viernes comenzamos a trabajar con nuestros 15 participantes, nuestros nuevos coworkers. Iniciamos la sesión con dinámicas de caldeamiento, nos presentamos entre juegos y creamos la alianza. Insistimos en la importancia de visibilizar entre todos esta iniciativa para aportar nuestro grano de arena hacia un cambio de paradigma tanto en la forma de buscar empleo como en la necesidad de vencer el miedo a colaborar.  

Finalizamos con la pregunta ¿qué os lleváis del día de hoy? Escuchamos EMOCIÓN, ILUSIÓN, GANAS, COMPROMISO, EQUIPO, PIEZAS QUE ENCAJAN, PELOS COMO ESCARPIAS, y sobre todo ALTERNATIVAS. Eso no tiene precio y vale por todos los euros que algún día pude ganar mientras trabajaba sin disfrutar.

Bienvenidos a vuestra casa y gracias por querer formar parte de esta aventura. 

Por nuestra parte, nos comprometemos a que os sintáis como en casa durante los próximos 6 meses que compartiremos espacio, ilusiones y una nueva mirada. Porque practicar la filosofía coworking nos ha demostrado a todos los coworkers que en el mundo de las posibilidades si mueves una pieza todo el puzzle empieza a encajar. Y las posibilidades damos fe que surgen… Y para muestra un botón

Un abrazo,

Pd. Podéis seguir de cerca por ahora todo lo que pasa a través del hashtag #Colabora2015.

Pd2. Raquel Pedrouso te dedico el título del post 🙂 

África.

“Feira PONTEEMPREGO. ¡Ea!” por María Pierres y África Rodríguez.

Captura de pantalla 2014-06-27 a las 21.03.48Han pasado tan sólo unos días tras nuestra primera participación en la “Feira PONTEEMPREGO“, evento que pretende facilitar herramientas que ayuden en la búsqueda de empleo y fomentar la generación de oportunidades reuniendo a diferentes empresas, organizaciones o federaciones empresariales.

Las reflexiones que quedan tras esta experiencia son varias y aunque no todas son positivas, sí creemos que son sintomáticas de una realidad que se está viviendo y a la que parece no estamos como país sabiendo afrontar debidamente.

Aprendíamos el otro día, de la mano de Diego Parajó, en uno de los talleres que impartieron desinteresadamente nuestros coworkers, una parte del proceso del aprendizaje en el que nos recordaba las fases por las se pasa ante la toma de decisiones. Hoy pensamos que esas fases (desconocimiento inconsciente, desconocimiento consciente, conocimiento consciente y conocimiento inconsciente) explican muy bien la incapacidad o capacidad que como país estamos teniendo para afrontar el tremendo problema que estamos padeciendo con el paro.

Hace unos años desconocíamos  la situación que estábamos generando pues todo parecía ir “bien”. Luego empezó a hablarse de la burbuja inmobiliaria y se siguió obviando el problema…Pasamos a ser desconocedores conscientes de lo que se avecinaba y de cómo frenarlo. Y luego llegó el paro, los despidos y las consecuencias económicas que esto acarreó a tantas familias, comunidades, emprendedores, investigadores, profesionales, empresarios, bancos… Ya sabíamos lo que ocurría y porqué…Fuimos por fin conocedores conscientes.

Ahora queda llegar a la fase de conocimiento inconsciente, la que nos facilite tomar decisiones sin tener que pensar continuamente en el cómo y para qué, y esa fase, observando lo vivido estos dos últimos días, creemos, ya llegó.

No existe generación más preparada…No puede contarse con más recursos humanos, referencias, estudios, experiencias, etc.. ¿Qué ocurre entonces…al margen de los problemas de financiación, ayudas, subvenciones, etc que no conseguimos encontrar la buena dirección??.

¿¿Cómo es posible que no consigamos deducir que el gran problema que estamos padeciendo nos lo están contando día a día los propios desempleados??

Hemos obviado durante tanto tiempo su importancia que ya no reconocemos qué es lo que es preciso alimentar día a día: la CONFIANZA.

Muchos de los desempleados que llegaban a la feria nos revelaban que llevan tiempo sintiendo que la sociedad los considera inútiles, pues los procesos de selección categorizan y clasifican, esto es, cosifican…

Y sin embargo, hablando con los entrevistadores y empresarios, especialmente los pequeños empresarios, te confiesan que buscan ante todo “actitud” y motivación, y que  en términos de porcentaje la encontraban en unos rangos del 5% al 10% de los entrevistados. ¿Cómo es esto posible?.

Parece evidente, el desánimo generalizado ha hecho mella en el desempleado, quien no es capaz de transmitir la energía y capacidad de implicación en un trabajo, aunque sí la tenga… Durante tanto tiempo, algunos en períodos de años, han oído de sus entrevistadores que no eran “aptos”, que ellos mismos consideran que es cierto, que sus posibilidades son remotas. Acudir con toda esta carga psicológica tan negativa a las entrevistas hace que el resultado esté condenado a un fracaso continuo.

Más de una persona que se acercó a nuestro Stand nos habló de “humanidad”, de la necesidad de volver a sentirse valorados.

Valga la anécdota impactante de Ana, una madre desempleada desde hace tiempo, que nos cuenta como en su localidad participó en su día en un taller de su ayuntamiento, del área de igualdad, en el que juntaron a mujeres desempleadas con el fin de potenciar sus cualidades y mejorar sus opciones de empleabilidad. Nos contaba con desaliento cómo el primer día todas las mujeres contaron su experiencia, y cómo el escuchar los relatos de todas (problemas para alimentar a sus hijos, desahucios, dependencia de familiares que les impedía buscar o acudir si quiera a entrevistas de trabajo, etc..) hizo que el desánimo creciese todavía más, pues lo que parecía ser un taller para subir la autoestima se convirtió en un drama real en el que todas acabaron implicadas en las historias reales de las que tenían como compañeras, angustiadas por no poder ayudar a la que aún estaba peor que ellas. La administración en este caso, a través de la orientadora laboral, las animó sin más a seguir viéndose… algo que sí se repitió pero en una sola ocasión más con sólo tres de ellas,  pues la implicación emocional era tan grande que llegaron a la conclusión de que  no las ayudaba en absoluto, menos aún sin el apoyo psicológico  y correcta orientación que creían tendrían a su lado.

Personalmente, esta experiencia nos recuerda a lo que nos decían de pequeñas cuando nos hacíamos daño, “ya sanará”….

Esto no se sana solo, hacernos los inconscientes no conseguirá enmascarar el hecho de que sí somos conocedores de todo lo que está ocurriendo, que la implicación ha de ser de todos.

Si una parte de la sociedad está mal es un problema de todos. Los desempleados sólo son los que la sufren en mayor medida, y sobre los que recaen las peores consecuencias de nuestro inconsciente comportamiento durante años.

Ahora toca coger el toro por los cuernos.

Desde Espacio Arroelo tomamos buena nota, y como nuestro lema es “si no lo hacen otros lo haremos nosotros” ahí vaya nuestra intención de generar un programa similiar a las Lanzaderas de Empleo y Emprendimiento Solidario, que tuvimos la suerte de conocer de primera mano en Aguilar de Campoo.

Estamos seguros que un proyecto tan humano contará esta vez sí con todo el apoyo de las administraciones e instituciones. Y aún sin su apoyo no cesaremos en el empeño hasta conseguirlo. Ea!

Un saludo,

África y María