“Jugando al Scrabble con Arroelo” por África Rodríguez.

Untitled design (2)

Un buen día nuestra coworker traductora Lucía Rodríguez propuso comenzar con el Arroelo English Club. Y así poco a poco ha surgido un club de inglés, por niveles, en los que participa nuestra familia de coworkers. Y en uno de esos encuentros, jugando al scrabble, esto es lo que les sugiere la palabra  COWORKING…

  • Imaginación, inspiración, energía, positividad, movimiento, gratitud, diversidad, apertura
  • Emprendimiento, actividades, sinergia, ideas, negocio, conocimiento, red, 
  • Tortilla, desayunos, familia, viajes, amigos, alma…

Trabajar en un coworking te cambia la vida, porque te encuentras con personas que te la endulzan cada día 🙂

Gracias coworkers, gracias Lucía por hacerlo posible.

África y María.

“Buen viaje, Dani” por Sandra Fernández.

dani rivas

Foto de David Burgos

Pocos sabéis de esa segunda actividad a la que me dedico. Muchos me habéis conocido como abogada, y otros tantos ni os imagináis que las motos ocupan el otro 50% de mi corazón. El cronometraje y organización de eventos deportivos me ha permitido a lo largo de 10 años conocer a gente impresionante, emprendedora, valiente, luchadora y con una capacidad de sacrificio fuera de límites. Entre todos ellos, estaba Dani Rivas. No soy su amiga. No soy su familia. Soy una gallega más dedicada al mundo del motor, que le conocía y le echará de menos. Porque nuestro ordenador le ha contabilizado infinidad de vueltas, mi firma ha certificado la realidad de sus tiempos tras cada manga, mi mala leche le ha echado la bronca alguna vez (como a todos, algún día le ha tocado) y mis ojos le han visto subirse al pódium casi en cada carrera en la que ha participado en Galicia.

A lo largo de los años, le he visto avanzar, crecer, salir de nuestra tierra, volver a ella, anunciar que lo dejaba por falta de ayudas, y volver in extremis gracias a la aparición de un sponsor. Lo hemos visto disfrutar derrapando en Dirt Track, saltando en Taboexa, deslizando en Supermotard y metiendo gas en cualquier circuito de velocidad que pisaba. Y este lunes, lo hemos visto irse. Lejos, muy lejos de casa. En el mismo circuito en el que hace unas semanas me saqué una foto sin saber que allí se apagaría “la última estrella de la velocidad gallega” (titular tremendamente duro de La Voz de Galicia, pero cierto). Y asumir que ya no lo veremos disfrutar, derrapar, saltar, deslizar, apretar, que nuestro ordenador no volverá a coger su tiempo y que no le daremos más una bandera a cuadros, es de las cosas más dolorosas con las que el motociclismo nos ha dado en la cara.

Dicen que asumimos el riesgo, que sabemos que puede pasar, pero ¡cómo duele cuando realmente pasa! Su amigo Pol Espargaró escribió una de las frases más bonitas que he leído estos días y a ella me sumo: “Estés donde estés empújanos, que nosotros haremos volar tu alma”. DEP Dani Rivas

Un abrazo,

Sandra.