“Tu idea mola” por Sabela Muñiz.

IMG_201511317_014009Este cartel además de presidir nuestro despacho también lleva un año, más o menos, colgado en el que tengo en casa. Se supone que debes aplicarlo al desarrollo de una idea o proyecto, yo lo aplico a mi vida en general. Así que, después de un año de ponerlo en práctica, hagamos repaso:

  • Existen muchos motivos para no hacerlo. Encuentra la razón para hacerlo: Creo que he encontrado un montón! Pero sobre todo, porque prefiero aprender de los fracasos que lamentarme una y otra vez de lo que podría haber ocurrido.
  • No seas igual que el de enfrente. Sé diferente: Los que me conocen saben de sobra que siempre me ha gustado diferenciarme, no ser uno más, ser única e irrepetible; y con eso no digo mejor que otros, simplemente, yo. En cuanto al proyecto que me traigo entre manos, su gran cualidad, lo que más valor le da, es que no se parece a ningún otro de su género.
  • Enamórate hasta las trancas de tu idea: El amor es peligroso, nos vuelve tontos, locos y ciegos, y desvirtúa la realidad; mejor digamos que estoy ilusionada! Ver como poco a poco va tomando forma, pensar en el resultado o lo que puedes conseguir, me hace feliz.
  • Tu tiempo vale oro. Aprende a gestionarlo: Digamos que en esta materia, necesito mejorar… Aunque intento organizarme, sigo perdiendo demasiado tiempo en cosas que no me dan ni oficio ni beneficio…
  • Habla con tus amigos y visita a tu madre: Sobresaliente! Tengo muy presente a mis amigos, a los que están lejos, a los que hace tiempo que no veo y a los que están ahí a diario para aguantarme. Y qué decir de mi madre, si no voy a visitarla, ya se encarga ella de mandarme un WhatsApp para que la telefoneé.
  • Cuéntale al mundo lo que vales. Si no lo haces tú, no lo hará tu abuela: Ya hace mucho que no tengo abuelas, pero siempre queda el resto de la familia para pregonar a los cuatro vientos mis maravillas. Sin embargo, aunque ya no escondo las cosas por vergüenza, o falsa humildad, todavía debería explotar más la difusión y publicidad de mis proyectos, habilidades y demás argalladas.
  • Date leches continuamente: Eso siempre, a todas horas, todos los días! Incluso en ocasiones tuve que controlarme, ser benevolente conmigo misma para no acabar K.O. Así que, leches sí, pero con moderación.
  • Rodéate de gente maja y profesional que sume: no podría haber encontrado sitio mejor: Espacio Arroelo. Acostumbrada a enfrentarme sola al mundo, a ser autosuficiente e intentar abarcar yo todo; no saber pedir ayuda; me tendría que extender demasiado para que podáis entender lo que ayuda convivir con gente dispuesta a remar contigo, a relevarte, a darte energías cuando el mar está bravo y no ves tierra hacia la que dirigirte y buscar refugio.
  • Que no se te coman con patatas fritas: lo intento, saco pecho y me planto ante el mundo dispuesta a plantar batalla; sin embargo, la mayoría de las veces, sigo dejándome comer… Debería aprender de mi compi de despacho,Verónica Castiñeiras, ella sí que sabe sacar la fiera que lleva dentro y defender lo suyo con uñas y dientes.
  • Haz y sé feliz con lo que haces: Lo de hacer feliz a los demás es algo que siempre he intentado, muchas veces, incluso a costa de mi propia felicidad. Y lo de ser feliz con lo que hago, sin duda soy feliz, pues ya hace tiempo que decidí que lo que no me hace feliz, no merece la pena! Ahora sólo falta que me paguen por ello!

Un abrazo,

Sabela.

Deja un comentario